10 de agosto de 2015









Y que me encanta encontrarte cuando ya no te busco porque apareces siendo una casualidad de esas que hacen que el día tenga sentido, que la vida sirva realmente para algo, aunque sólo sea para verte sonreír.



No hay comentarios:

Publicar un comentario