12 de septiembre de 2013


Siempre hay alguien a tu lado para recordarte que en realidad no eres más que el reflejo de una bonita luz. Que no brillas en realidad. Que únicamente proyectas lo que deseas ser.
Envidiosos, dirán algunos. Sinceros, quizás.










Ya no brillo ni con tu luz,
me apagó el dolor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario