14 de noviembre de 2011

Todavía no sé vivir con ella aquí. Se cree importante en mi vida y realmente lo es aunque me duela. Es caprichosa. Sabe que todo gira a su alrededor y se pasea por mi vida dándose aires de grandeza, como si no hubiera nada en el mundo capaz de hacerme olvidarla. Es amarga. En ocasiones me mira de frente y me daña. Se aproxima a mi despacio cuando cree que la olvido, para sorprenderme por la espalda. Es insistente. Si sonrío me regaña.








Ella, tu ausencia, sigue aquí y no se irá jamás. Me atormenta aun en los días en los que estas.
Tu ausencia me lastima. Esos días en los que tu me acompañas su sombra me persigue diciéndome que mañana volverá.
La ausencia de tu sonrisa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario