25 de noviembre de 2011

NO A LA VIOLENCIA DE GÉNERO


Juré que cada lágrima sería la última. 
Cada golpe...
Y aquí estoy, hasta aquí me ha traído este profundo amor por ti.
 
Jurabas amarme. 
Disculpabas cada ataque de tu rabia, cada uno de tus terribles ataques de celos.

Quizás yo haya sido culpable, culpable por consentirte hasta este punto...

Me río de cada una de las palabras de perdón, de cada una de las súplicas que tras un golpe derramas sObre mi.

Fiel compañera he sido, fiel IDIOTA!



Quizá esté yo muerta ahora, puede que esta haya sidO mi últimA paliza, tu último golpe. 
Tal vez esté tirada aquí, en eL suelo dE nuestra habitación agonizando.


 O quizá yo me haya levantado y tras limpiar mi última lágrima derramada, tras limpiar el rastro de sangre de mi piel, haya huído para nunca más volverte a ver.


No hay comentarios:

Publicar un comentario