27 de mayo de 2011

Y si alguna vez sientes que miento al decirte cuánto te necesito, grita, grita tan fuerte que expulses tus dudas. Grita y asusta, de paso, las mias.
Hazlo si sientes miedo, si alguna vez mientes con una sonrisa, cuando lo que de verdad quieres es dejar caer pequeñas gotitas de tristeza.
Y si alguna vez te percatas de cuánta verdad derramo sobre ti al decirte cuanto te amo, grita. Grita de alegría si la sientes.
Y si alguna vez no gritas... sabré que no sientes nada, ni pena ni alegría. Sabré que nada transmito, ni duda ni amor...
Y si alguna vez sientes que nada sientes, grita. Pero hazlo en silencio y a voz en grito en tu interior... porque sentir es vivir!

No hay comentarios:

Publicar un comentario