8 de abril de 2011

Perdida...

Un nuevo mundo se abre ante mi. Y aunque las cosas semejaban ser diferentes aquí, todo sigue como estaba. Mientras todos dicen ver ese sol que se oculta tras la tormenta, yo sólo intuyo la tormenta que volverá a tapar de nuevo al astro rey.

Me siento perdida, como antes lo estuve...

Desnuda, así estoy, así me siento.
Cuerpo y alma al descubierto, ambos bajo mi atenta mirada.
Tenue la luz con un sutil sombreado me muestra reflejado, en ese inmenso espejo que es el mar, un cuerpo que tan bien conozco, un cuerpo frágil y seguro, que desnudo he visto más de mil veces, sin embargo algo nuevo me pretende enseñar.
Sonrío, pero no con una alegre sonrisa sino con una sonrisa burlona de esas que semejan decir: ¿qué pretendes mostrarme?
Entonces el reflejo deja de imitarme y adopta la postura que se le antoja. Ese cuerpo, que es el mio, hace lo que quiere y desde el agua, sin mojarse, se burla de mi, se burla de mi desnudez, que es a la vez la suya propia, se burla de mi incertidumbre, de mis miedos...
no entiendes nada, ¿verdad? Pues así es mi día a día... 

Y aún con mi alma desnuda, me siento perdida...

No hay comentarios:

Publicar un comentario