26 de abril de 2011


¿Cuántas veces has sabido cuanto de tu ser ignoras? Cuanto sabes sin querer hacerlo y cuanto temes algún día esto perder...
Ante ti has hallado un día un desconocido ser. Un ser que sin tu permiso actúa y por ti quiere y deja de querer.
Cuanta duda te atormenta ese día, en que dudas hasta de existir. Mas sin miedo no se vive y con el nadie quiere vivir.
Has visto, tal vez, tu rostro en ese charco reflejado. En ese charco que tus lágrimas, que no son realmente tuyas, sin tu permiso han formado. En ese que más que odiar tu amas, pues en el no está sólo tu pena, está también tu solitaria alma...
Serenas tus sentidos y te diriges a la mar. Ese lugar frío y sombrío tu sed podría calmar...
Sin saber cuál es exactamente tu pena te arrojas sin pensar y allí yace todavía tu cuerpo esperando a volar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario