16 de abril de 2011



Y correré tras de mi misma hasta morirme de miedo o sacar mi valía y enfrentarme a ese estúpido ser que soy y que tras de mi corre atormentándome.
Y buscaré en cada obstáculo un segundo de grandeza por tu parte que me obligue a quererte más.
Y seguiré enfadándome por cada una de tus deliciosas muestras de cariño.
Y lucharé contra todo aquel que me de un buen consejo porque los buenos consejos se dan cuando estas tan perdida que lo necesitas, por eso lucharé, para no necesitarlo nunca, nunca más...
Y me rendiré ante cada piedra, para sentarme en ella y observar tus movimientos.
Y jugaré contigo y contra ti y si alguien debe perder en el juego me aseguraré de que ese alguién no sufra por perder.
Y seguiré escribiendo estas cosas sin sentido que me llenan de dicha pues expulsan mi vida y mis sentimientos al mundo pero de una forma tan extraña que nadie puede entender, porque están a veces tan claros que son turbios y porque están a veces tan turbios que no se ven claros...
y...



y sabré en cada momento que es lo que debo y que es lo que no debo decir y aún sabiéndolo me equivocaré porque amo equivocarme y amor rectificar y amo enfadarme y amo que te enfades y amo... saber amar


No hay comentarios:

Publicar un comentario