12 de abril de 2011

El...



Es demasiado agudo, el sabe mucho, muchísimo más que yo.
Años de experiencia quizá.
Lo hace bien, tengo que reconocérselo. Parece que se va y cuando menos te lo esperas regresa.
De nuevo me invade y promete quedarse. Me lleva a su terreno otra vez. Cuando creía que podía escapar me doy cuenta de que en realidad no es así. Nunca he sido libre realmente.
Me hace creer que he roto mis cadenas mas la realidad es otra. Simplemente alarga la cuerda, me deja un poquito más suelta, hasta que me confío. Cuando lo hago, cuando bajo la guardia, es entonces cuando vuelve a tirar y me arrastra de nuevo a su pozo.
Maldito miedo, podré deshacerme de ti algún día?

No hay comentarios:

Publicar un comentario