22 de marzo de 2011

Miénteme


Tantas veces me he mentido que desconozco dónde acaba la realidad para darle paso a mis fantasías. Ya no sé si mis mentiras se han cumplido o es que no distingo la ficción de mi propia vida.


Miénteme una vez más corazón, sabes que me gusta como lo haces. Iluminas con mentiras las noches más oscuras...
Dime eso que sabes que quiero oír, no digas ni una verdad, sabes que esas me lastiman el alma.
Escucha la voz de mi interior como grita pidiendo auxilio, esa pobre infeliz incapaz de creer lo que sabe que no es cierto.
Recuerdo aquellos años en los que yo era como es ella, rebelde, luchadora, demasiado lista como para aceptar mentiras sin fundamento, mentiras que yo misma hago, mentiras que aún sabiendo que son eso acepto. O quizá es demasiado tonta, tanto que no se quiere aferrar a la felicidad. ¿Acaso no se da cuenta de que la felicidad está en la ignorancia? En la imaginación... Si, imagino que soy feliz y aunque no lo sea la mentira se alimenta de mi ser y mi ser es … ¿feliz? Demasiado torpe como para aceptarlo demasiado tiempo... ya no me hace feliz ser feliz... Miénteme corazón, dime que no soy una cobarde por pedir tus mentiras. Por vivir sueños y ocultar realidades. Dime que de verdad creo lo que digo, dime que de verdad soy feliz.
 Dímelo tu que en ti confío, pues de mi ya nada creo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario